RETOS EN EL TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN

40% de las enfermedades crónicas son enfermedades mentales
Marzo de 2021.

La depresión es un padecimiento que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. Es la principal causa de muerte evitable en personas jóvenes.

Además, su tendencia a recurrir hace que la posibilidad de tenerla aumente con el paso del tiempo.

Los datos son demoledores. Por ello, la atención primaria es fundamental para el diagnóstico oportuno, el tratamiento apropiado y, de ser necesario, la derivación a un especialista.

El tratamiento tiene dos elementos fundamentales: psicoterapia y tratamiento farmacológico. Sin embargo, existen muchos factores que plantean un desafío, lo que se suma al tiempo que requieren los fármacos antes de que puedan observarse los beneficios, dificultando la adherencia al tratamiento.

Es fundamental que el médico tratante permanezca atento a los siguientes factores:

  • Aparición de efectos adversos: los efectos adversos asociados a algunos medicamentos ocasionan el abandono del tratamiento por parte del paciente, sin muchas veces notificarlo.
  • Cambios biográficos: si bien corresponde mayormente a la psicoterapia, es importante que se esté al tanto de los sucesos de vida que pudieran tener un impacto en el tratamiento.
  • Cumplimiento de objetivos terapéuticos: aunado al factor anterior, se requiere ir individualizando la dosis mediante un seguimiento continuo que permita alcanzar el objetivo terapéutico deseado
  • Detección de ideación y planeación suicida: es un efecto conocido, de algunos fármacos, el aumento de estas tendencias, sobre todo al inicio del tratamiento. Actualmente, existen fármacos que son cada vez más seguros, mejor tolerados y con escasos efectos adversos.

Esto ayuda de forma importante a mejorar la adherencia terapéutica. Es de gran utilidad sumarlo a pautas de tratamiento sencillas y claras, y a la educación en salud sobre la depresión, lo que permitirá el empoderamiento del paciente.

Deja una respuesta