Uso de Ivermectina en el tratamiento de COVID-19

El uso de ivermectina, en la situación de pandemia por COVID-19 que atraviesa actualmente el mundo, ha generado gran cantidad de información, en ocasiones contradictoria, sobre el uso de este fármaco.

¿Para qué se usa la Ivermectina?

La ivermectina es un antiparasitario. Por lo tanto, su uso habitual en seres humanos es para el tratamiento de parasitosis por algunos gusanos que ocasionan estrongiloidiasis intestinal u oncocercosis.

Así mismo, su uso está aprobado en forma tópica para el tratamiento de parásitos externos como piojos o para enfermedades de la piel como rosácea.

¿Está aprobado su uso para el tratamiento de COVID-19?

No. Existe una figura de autorización por parte de la FDA llamada EUA (Autorización de Uso en Emergencia) que se utiliza cuando existen circunstancias, como en el caso de esta pandemia, que hacen necesario el uso de fármacos y/o pruebas que no han sido sujetas al protocolo completo de aprobación.

La ivermectina no ha recibido un EUA y su único uso autorizado es como antiparasitario.

Recientemente la FDA emitió una advertencia en contra del uso de ivermectina para tratar o prevenir COVID-19.

¿Qué han dicho las autoridades en México?

La Asociación Mexicana de Infectología y Microbiología Clínica y el Colegio Mexicano de Medicina Crítica emitieron comunicados desaconsejando el uso de Ivermectina para el tratamiento de COVID-19 e hicieron énfasis en que los lineamientos actuales se centran en la oxigenoterapia, el uso de esteroides en pacientes con baja oxigenación y la
administración de anticoagulantes con el objetivo de disminuir el riesgo de trombosis.

¿Cuál es la evidencia sobre el uso de ivermectina para tratar COVID-19?


Se publicó un artículo en Australia que demostraba la inhibición de la replicación viral, en vivo. Sin embargo, la dosis utilizada es mucho más alta que la dosis de tratamiento habitual en seres humanos, lo que incrementa el riesgo para un medicamento conocido por tener diversos efectos adversos.

Así mismo, se publicó recientemente en JAMA un estudio con 476 pacientes con COVID-19 leve que recibieron un ciclo de ivermectina durante 5 días y no mostraron una reducción en la duración de los síntomas, en comparación con el grupo que recibió el placebo.

¿Qué pasa si tomo ivermectina sin tener COVID-19?

Usted no debe tomar ningún medicamento cuyo uso no haya sido autorizado ni prescrito por un médico especialista. Aunque ya se utiliza para otras enfermedades, existen efectos adversos conocidos de la ivermectina, tales como: erupción cutánea, edema facial o de miembros, eventos neurológicos adversos (como mareos, convulsiones o confusión), vómitos, náuseas, diarrea, disminución del conteo de glóbulos blancos y alteración de la función hepática y sus resultados de laboratorio.

¿Qué tratamientos hay para COVID-19?


Existen otros tratamientos disponibles para COVID y constantemente se actualiza la información y recomendaciones al respecto.

Puede obtener información actualizada aquí.

Deja una respuesta